Psychopathia Sexualis o el inicio del estudio de la homosexualidad o de la bisexualidad~

En Los cuerpos magnéticos hago referencia a un manual de psiquiatría sexual de la misma época de la novela, Psychopathia Sexualis del austro-alemán Richard von Krafft-Ebing (aunque su nombre real era Richard Fridolin Joseph Freiherr Krafft von Festenberg).


Krafft-Ebing será el primer psiquiatra en estudiar la homosexualidad desde un punto de vista científico y no religioso o acientífico como era lo habitual. 

Este psiquiatra nacido a mediados del siglo XIX (19), además fue forense y trabajó en el campo de la hipnosis. Antes trabajaría en sanatorios u hospitales psiquiátricos, donde estaría en contacto con numerosos pacientes.

Escribió varias obras sobre la melancolía, la psiquiatría policial o el nerviosismo; pero fue su Psychopathia Sexualis: eine Klinisch-Forensische Studie (Psicopatía Sexual: Un estudio clínico-forense) la más destacada y la que tuvo mayor repercusión, pues fijaría la percepción de la sexualidad en el mundo occidental desde que fuese publicado en 1886.

En Psychopathia Sexualis en concreto se estudiarían las variantes de la sexualidad humana consideradas como anormales: desde la homosexualidad hasta el sadomasoquismo, pasando por la bisexualidad, la masturbación o el sadismo. Fue tal su éxito, que se utilizaba en juicios, investigaciones policiales, etc.

De esta forma, Krafft-Ebing las clasificó en cuatro categorías:
  • Paradoxia, el deseo sexual es experimentado en etapas de la vida anormales como la vejez o la infancia.
  • Anesthesia, ausencia de deseo sexual.
  • Hyperesthesia, deseo excesivo o hipersexualidad.
  • Paraesthesia, el deseo sexual se pervierte porque se proyecta sobre un objeto equivocado. Aquí entrarían el sadismo, el masoquismo, la homosexualidad, el fetichismo, ...

Krafft-Ebing pensaba que el único propósito del deseo sexual debía ser la procreación, pues consideraba que cualquier otra forma de utilizar el sexo no era más que una forma de pervertirlo.

En algunos casos, el deseo homosexual fue clasificado como un vicio moral producido por la pronta práctica de la masturbación. Aunque el principal foco de los estudios se centró en los hombres; también se incluyeron secciones para el masoquismo y sadismo femenino, y el amor lésbico.

Krafft-Ebing consideraba que la homosexualidad era una anomalía de tipo biológico. El feto no se gestaba en condiciones normales y de ahí que en el cerebro se desarrollase esta anomalía sexual.

Finalmente, estas conclusiones fueron reemplazadas a principios del siglo XX por las de Sigmund Freud, pues éste asociaba la homosexualidad con un problema psicológico y no biológico como afirmaba  Krafft-Ebing.

Si quieres leer algunos de los casos tratados en dicha obra, pica AQUÍ. Están en castellano.


Favor de compartir la entrada si te ha gustado ;)

Comentarios

  1. Wow!! qué ideas tenían en ese siglo, claro no se les puede culpar, ya que todavía no había mucho conocimiento ni estudios acerca de estos temas, la mayoría de científicos, médicos, etc, pensaban que se trataba de una enfermedad y que con métodos arcaicos y la mayoría de ellos violentos podían curarla. Muy bueno el post, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves lo que pensaban antes... y de eso no hace mucho. Si pensamos lo que aún se piensa en algunos lugares, da verdadero miedito :_(
      Afortunadamente las cosas han mejorado y aquí seguiremos apoyando para que así sea ^^

      Gracias por tu comentario! Me encanta que te haya resultado interesante ;)
      Saludines ^^

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares