Los cuerpos magnéticos | Capítulo 1~

A partir de hoy os dejaré en el blog varios capítulos de mi última novela para que podáis leerlos y animaros así a conseguir la obra

Tenéis Los cuerpos magnéticos en Amazon, tanto en formato digital como físico. En la misma página podéis acceder a las primeras páginas de la novela, en concreto hasta la mitad aproximada del capítulo 3 (donde pone Echa un vistazo, justo encima de la portada en Amazon).

El capítulo de hoy está más abajo ;)




Nada más por el momento. Que tengas un estupendo inicio de semana. Ya noviembre terminará y se irá uno de mis meses favoritos...

Saludos ;)

Eleanor Cielo~
Novelas adultas para corazones adultos




INFO sobre la licencia de esta obra:
Los cuerpos magnéticos - (c) -Eleanor Cielo





4 de mayo de 1893
Copenhague,
Dinamarca


1. NOSOTROS

Mucho antes de que el sacerdote finalizase la ceremonia, Ingvar y yo salimos de la capilla. Nuestros corazones temblaban y, aunque apenas éramos unos muchachos recién licenciados por la Universidad de Copenhague, sabíamos muy bien lo que estábamos haciendo. Aquel domingo, como todos desde el primer día en que nos conocimos, nos habíamos sentado en el último banco de la iglesia. Ingvar había regresado de su viaje por el Mediterráneo la semana anterior. Cuando entonces fui a su casa, no tardé mucho en darme cuenta de que había cambiado y enseguida comprendí que él, mi amigo de la infancia, al fin lograría apaciguar los miedos y reproches que yo había depositado en el fondo de mi alma -sucia e impura- desde que comprendí que la raíz de mi hombría era perversa, indecente a los ojos del mundo sobrio en su superficie.

Ahora dejábamos atrás el incienso, los cánticos y la frialdad de las baldosas de la capilla; y, al salir, nos dirigimos al pequeño cobertizo abandonado que había detrás de la iglesia. La puerta estaba atrancada, pero pude abrirla con un golpe seco.

—¿Viene alguien? —pregunté antes de acceder en su interior.
—Todos están dentro de la iglesia, Séptimo —respondió Ingvar empujándome con suavidad hacia dentro—. Nadie nos encontrará. No tengas miedo.
—N-no… Y-yo no tengo miedo…
—¿Estás seguro? —cuestionó acercándose hacia mí después de que cerrara la puerta.

El interior del cobertizo estaba lleno de polvo y había algunas telarañas. Bajo sábanas blancas que los protegían, se apiñaban algunos muebles olvidados. La luz entraba por la vidriera de la izquierda y atraje a Ingvar hacia el lado contrario.

—Ten cuidado… alguien puede verte … —susurré ligeramente alarmado—. Se supone que estamos en la capilla…
—… y que tú y yo no deberíamos hacer lo que quiero hacer.
—Pero…
—El mundo puede irse al infierno, Séptimo.

Ingvar se acercó hasta tenerme acorralado. Cubierto por aquel traje marrón claro, miraba como si pudiera lamer mi alma mientras me robaba la poca cordura que había entrado en aquel recóndito lugar. Empujó desde la pelvis cuando se dio cuenta de que lo observaba con absoluta admiración y noté cómo la fruta más exquisita se apretaba bajo el pantalón. Ojalá yo hubiera nacido con aquella misma confianza.

—¿Quieres que te cuente un secreto? —preguntó retozón Ingvar antes de deslizar la mano izquierda dentro de mi pantalón—. Cuando fui de viaje a Baleares tuve varios amantes.
—No… me habías… dicho nada… —respondí entre jadeos.

Notaba sus dedos hurgar entre mis nalgas y cómo rozaban las zonas más sensibles. Yo hundía las uñas en su espalda.

—Hay muchas cosas que no sabes de mí, Séptimo.

Ingvar empezó a besarme y yo me abracé a él, seguro de que aquel momento se grabaría a fuego en nuestra memoria. Él no era virgen y yo tampoco, pero nuestras experiencias habían terminado por llevarnos hasta aquel primer encuentro donde nuestra condición de amigos había dado un paso más. El botón del pantalón salió despedido e inmediatamente me lo bajé hasta las rodillas, ansioso por mostrarle hasta qué punto había dejado de importarme lo que sucedía afuera. Mi sexo se resbalaba entre sus manos heladas y yo me doblaba hacia atrás mientras él se mordía los labios. Ingvar frotaba y me empujaba contra su cuerpo.

Nos desabotonamos las camisas y me lancé contra sus pezoncillos rosados. Tenía algunas pecas sobre el torso que continuaban hacia el abdomen. Eran como un reguero de detestable miel. Yo odiaba la miel, aborrecía su sabor acaramelado; pero la miel de Ingvar se desparramaba sobre su cuerpo juvenil y masculino hasta perderse bajo el umbral de su ahora apretado pantalón. Si en alguna parte existía algún río de leche y de miel que yo quisiera probar, se encontraba sin lugar a dudas detrás de aquella prenda marrón claro. El pantalón de Ingvar tenía varios botones y, en medio de nuestros jadeos, fui abriendo uno por uno. La carne, tirante al otro lado, se hacía más grande. Quería chupársela, metérmela en la boca. Morderla. Cuando llegó el último de los botones, nos miramos.

—No dudes, Séptimo.
—No lo hago.
—¿Entonces?

Por un lado, quería lanzarme a su entrepierna; pero por otro, deseaba que aquella secuencia fuese eterna. Había aprendido a controlar mis impulsos con Dagmar, a retener el orgasmo y a prolongar el tiempo que precede al éxtasis. No podía ser un mal amante ahora que Ingvar y yo habíamos confesado nuestro amor mutuo. Mis dedos rodearon su cintura. Los deslicé con suavidad para provocar que los vellos de la piel se erizaran. Se aferró a mis hombros para apretarlos como si las manos fuesen garras. Le bajé los pantalones, la ropa interior. Ingvar estaba temblando.

—¿Me llevarás alguna vez a Baleares? —pregunté antes de lamer su gran sexo tirante. Daba la impresión de que tenía vida propia y yo tenía que amansarlo.
—Cuando estuve en Ibiza, allí en Baleares, conocí a un muchacho que trabajaba en el muelle —dijo mientras me apartaba para mirarme a los ojos—. Habíamos hablado varias veces y durante la última quiso que lo acompañara en su bote. Pescaba con red y sentí curiosidad al saber que bordearíamos parte de la escarpada costa, así que accedí a ayudarle. Yo sólo estaba interesado en su grácil cuerpo de tez morena, en cómo aquel joven acabaría por estremecerse si se sentaba encima de mí, desnudos sobre el bote. Aquella isla estaba llena de exotismo y algunos de sus hombres despertaban en mí el más absoluto de los deseos.

Desnudos al fin, nos retorcíamos entre la confusión que habían formado nuestras ropas de domingo sobre el suelo polvoriento del cobertizo. Ingvar resoplaba junto a mis oídos, el sudor se condensaba contra los cristales de la vidriera y me juré a mí mismo que nada ni nadie iba a separarnos. En aquel momento, yo había olvidado por completo las palabras de Eduardo, la sonrisa tímida de Sofie Clemensen y todo lo que había acontecido aquella misma mañana, antes de que me encontrara con Ingvar.

—Días antes de regresar a Copenhague, conocí a un maestro en Menorca —prosiguió—. Era algo desgarbado y tímido, incluso torpe en sus movimientos, pero me entusiasmó hablar con él cuando fuimos a caminar a través del monte. Conocía algunos tratados de botánica tan bien que podría haber sido botánico como yo.
—¿Y qué sucedió?

A horcajadas sobre el cuerpo de Ingvar, me balanceaba para notar cómo su sexo se incrustaba en lo más profundo de mi ser. Me acariciaba el torso y sus manos parecían moverse sedientas mientras yo intentaba reprimir mis gemidos.

—Me llevó a una gruta y allí pude bajarle los pantalones —continuó después—. Te sorprendería saber que tenía algunos de esos gestos que me enferman, pero…

Yo me eché a reír ante aquel arrebato de sinceridad.

—¿No eras tú el que odiaba a los amanerados?
—Eso… era antes… Él era diferente… Era un muchacho ingenioso y tímido…
—¿Tratas de darme celos? —pregunté divertido.

Se sorprendió.

—¿No estarás celoso…?
—Yo también tengo mis secretos, Ingvar —dije, un poco arrogante—. Sería injusto que lo estuviera
—No, no. No lo has comprendido —dijo mientras negaba con la cabeza.

De repente, se incorporó y se sentó delante de mí. Su gesto estaba serio.

—¿Cómo? ¿Qué es lo que no he entendido?

Acarició mi mejilla izquierda y comenzó a besarme. Muy despacio. Después siguió la dirección erguida de mi sexo. Ingvar parecía querer decirme algo, aunque yo no estaba muy seguro de qué. A pesar de ello, no me angustiaba la idea de que había estado con otros hombres ni que se hubiese sentido atraído por el exotismo de los toscos sureños. Yo había amado en secreto a Dagmar, a Torben y a Harald; había aprendido tanto de ellos que me negaba a olvidar mis días bajo sus cuerpos ardientes e instruidos en el placer, las charlas posteriores a nuestros encuentros pactados.

—Séptimo, no has entendido nada. Si he regresado de aquel paraíso ha sido por ti.
—¿Por… mí? —pregunté desconcertado.
—Durante mi viaje a Baleares tuve mucho tiempo para pensar, para gozar de la vida amparado en el anonimato al saberme en un país extranjero...
—¿No fueron… placenteros tus encuentros…?
—Sí, claro que lo fueron; pero te eché mucho de menos. Hubiera deseado que hubieses venido conmigo. Tú estabas lejos y yo descubrí que eras más importante de lo que jamás había imaginado. Me di cuenta de que… estoy enamorado de ti.
—I-ingvar…

Me había quedado sin palabras.

—Además, …
—¿Además?
—Además, no imaginé ni por un instante que hoy ibas a sincerarte así conmigo. No sabes el alivio que he sentido al saber que tú sientes lo mismo, que después de todo puedo mostrarte mis verdaderos sentimientos… No tenía miedo de que me rechazaras, pero sí de que nuestra amistad se rompiese, Séptimo —confesó con voz temblorosa.
—Ingvar… —alcancé a susurrar mientras nos abrazábamos—. Nada ni nadie nos separará. Te lo juro.

Yo estaba eufórico y notaba cómo mi corazón rebosaba ante cada nueva palabra del que era mi amigo desde la infancia. Había tenido miedo de que descubriera quién era yo, que hubiera huido ante la impureza de mis deseos y anhelos. Desde entonces, había tenido pesadillas en las que Ingvar lo descubría todo y me despreciaba por no ser como los otros muchachos de nuestra edad, por tener que fingir que me gustaban las muchachas y no algunos compañeros de la universidad, por evitar hablarle de mis idas y venidas a “El Clavo Verde”, el prostíbulo masculino de Copenhague.

—Séptimo… Séptimo —susurró—. Abrázame fuerte para saber que no estoy soñando.

Obedecí y nos regalamos nuevos besos, caricias, miradas. Ingvar separó las piernas para recibirme y yo imaginé su río de leche desbordado sobre mí. Estábamos totalmente excitados.

—No te detengas y acaba conmigo, Séptimo —gimió.

Pero cuando estaba dentro de su cuerpo y sentía que el orgasmo nos invadía por fin, alguien abrió la puerta del cobertizo.


Comentarios

  1. Dios mío!!!! quedé en shock cuándo los descubrieron!!!!! Este capítulo es excelente, de verdad que te has superado mi estimada Eleanor, gracias por compartir con todos nosotros esta magnífica obra, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que este capítulo es un poco de infarto cuando lees la última línea... :O Es una señal clara de que las cosas no van a ir muy bien para nuestros protagonistas... :*(

      Muchas gracias por tu comentario!!!
      Me alegro mucho de que te haya gustado tanto ;)
      Besotes!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares