La historia que queremos contar | Papel y lápiz para todxs~

Buenas tardes~

Las últimas semanas han sido verdaderamente intensas. La nueva novela, el buen tiempo que ya llega pero que dificulta la labor de escribir (calor, altas presiones atmosféricas, ...), nuevos propósitos más cercanos y otros futuros, lecturas que me enriquecen y me trastocan (para bien) los esquemas vitales, ... y así un largo etcétera.

Anoche justo estaba leyendo uno de los libros que tengo ahora de cabecera, El Guión de Robert McKee. Yo me confieso abiertamente una cinéfila y me encanta el lenguaje cinematográfico. Declaro que mucho de lo que escribo está fuertemente influenciado por el séptimo arte y que este libro es prueba de ello. Aprendo de una película, una serie o un documental. Me recreo en cada unx de ellxs siempre y cuando, lógicamente, tenga algo de verdad y calidad en su conjunto o segmento.

Pues, como decía arriba, anoche leía este libro y me encontré con uno esos párrafos que al leerlo, sientes que toca cada una de tus fibras. Una por una. Sin dejarse ninguna detrás a la que hacer vibrar.

¿Cómo debe ser la historia que quieres leer?
 ¿Cómo sería esa historia que quieres contar?

La historia que queremos contar nos debe suscitar amor, hemos de creer que la visión que se tiene sólo se puede expresar a través de una historia donde los personajes pueden ser más "reales" que la propia gente, que ese mundo ficticio es más profundo que el verdadero. También hay que amar lo dramático, sentir una fascinación por las sorpresas y revelaciones repentinas que producen cambios abismales en la vida.

Hay que amar la verdad; se debe cuestionar cada verdad de la vida hasta alcanzar los propios motivos ocultos. Se debe amar a la humanidad, estar dispuesto a simpatizar con las almas que sufren, a meterse en la piel de los demás y ver el mundo a través de sus ojos. Es preciso amar las sensaciones, es decir, tener el deseo de mimar no sólo los sentidos físicos, sino también los internos. Hay que amar los sueños, el placer de dejarse llevar tranquilamente por la imaginación con el objetivo de ver hasta dónde nos lleva, y dejarse fascinar por el humor y alegrarse por esa gracia salvadora que nos devuelve el equilibrio en la vida. Es necesario, además, sentir el lenguaje, deleitarse en el sonido y en el significado, en la sintaxis y en la semántica. Hay que percibir la dualidad, las contradicciones ocultas de la vida, sospechar de forma sana que las cosas no son lo que parecen. Se debe aspirar a la perfección, sentir la pasión de escribir y revisar en busca del momento perfecto. Buscar lo singular, sentir la emoción de la audacia y presentar un rostro de pétrea calma ante el ridículo. Perseguir la belleza, tener un sentido innato que atesore lo bien escrito, odie la mala redacción y conozca la diferencia. Se debe amar el "yo", una fortaleza que no necesita un refuerzo constante, que nunca duda de su condición de escritorx. Se debe sentir intensamente la escritura y soportar la soledad.



¿Cómo debe ser la historia que quieres leer?
 ¿Cómo sería esa historia que quieres contar?


No os animo a que me hagáis semejante exposición tan profunda ni larga (o sí, si así os place jeje) pero sí a invitaros en esta sección de Papel y lápiz para todxs a que expongáis vuestra visión o perspectiva.

A ver si pronto os pongo al corriente de las nuevas cositingas de la próxima novela. No es que haya grannnnnndes novedades pero sí que son pasitos importantes y necesarios... y a mí me gusta compartirlas con todxs vosotrxs ;)


Nada más por el momento. Saludines y buen inicio de semana para todxs


Eleanor Cielo~



Comentarios

Entradas populares