La lengua de Eros | Rapsodia III :: Escena 4 - Para leer on line~

Continuando con la entrega de La lengua de Eros, os dejo la escena cuarta de la tercera Rapsodia.

En septiembre también subiré varias escenas y rapsodias (episodios) de mi nueva novela, La lengua de Eros. Iré alternando entre una y otra para que podáis familiarizaros con sus muchos personajes.

Recomiendo no buscar información sobre sus personajes para evitar posibles spoilers o revelaciones importantes de la trama. No queráis desvelar el final antes de tiempo porque hay ciertas variaciones también :P

Al final de la escena os he apuntado algunas notas sencillas que incluye una pequeña lista de personajes para que os familiaricéis con sus roles en la historia.

En función de vuestra respuesta con las subidas durante esta semana, actualizaré más o menos seguido. Si veo cierto interés, continuaré subiéndola y si no es el caso pues me centraré en subir las otras historias que también esperan :)

Para leer la Escena 4 de la Rapsodia III, picad donde pone Sigue leyendo AQUÍ.

Favor de compartir la entrada en vuestras redes sociales favoritas si os gusta: sólo os llevará un segundo. Gracias!

Nada más por hoy. Ojalá os guste! ;)


Saludinessss

Eleanor Cielo~
Novelas adultas para corazones adultos










 RAPSODIA III - Escena 4

 Kheiron observó el talón quemado de Aquiles. Habían llegado de la playa y el pequeño había comenzado a quejarse de un fuerte dolor que le impedía andar. Sollozaba mientras Patroclo atendía en silencio.

—Me duele…
—Lo sé, pequeño. Estoy pensando de qué forma poderte ayudar…
—Sí, por favor. Aliviadlo —suplicó antes de ceñirse a Aquiles.

Casi al final de la tarde, el centauro montó a Patroclo sobre su lomo. Trotó veloz a través de los bosques del monte y pronto llegaron a una explanada.

—Ya hemos llegado. Puedes bajarte.
—Sí…
—Ayúdame a escarbar aquí.

A continuación, Kheiron y Patroclo comenzaron a excavar sobre lo que parecía ser un gran sepulcro. El pequeño estaba desconcertado pero no tenía opción si quería que su compañero dejase de padecer. Pronto dieron con las piernas de lo que parecía ser el cadáver de una enorme criatura.

—No te asustes —dijo Kheiron al contemplar el rostro del infante. —Se trata del gigante Damiso. ¿Has oído hablar de él?
—No…
—Murió bajo el rayo de Zeus y la flecha de Herakles. Tienes ante ti al que fuera el gigante más veloz de todos y conocido desde tiempos inmemoriales. Siempre ganaba en las carreras.

Patroclo no podía dejar de imaginar cómo de grande sería Damiso si se pudiera poner de pie.

—Aquiles será un corredor excepcional. Serás testigo de ello.

Así fue cómo el centauro extrajo el talón del gigante. Cuando hubo finalizado, volvieron a cubrir el cuerpo y se dirigieron hacia la morada donde los aguardaban.

Una vez allí Kheiron tomó el hueso, adaptándolo al talón de Aquiles para sustituir el dañado por el nuevo. Terminada la operación, proporcionó al muchacho varios medicamentos mientras le advertía del necesario reposo en las próximas jornadas. De esta forma quedaría subsanado el defecto de su pie.

Patroclo no repararía en atenciones al cuidar de su compañero. Dormían juntos en el camastro y enlazados amanecían. Siempre se despertaba el primero para disponer de lo necesario para atenderlo.

El momento preferido del día era cuando contemplaba a Aquiles, dormido, aferrado a él y descubría en su rostro aquella pulcra e inocente belleza. Le despejaba los cabellos ondulados, le besaba las mejillas suaves como era la piel de Apolo.

Patroclo sabía que se sentía reconfortado ante estas nuevas atenciones. Su corazón se alegraba cuando lo veía sonreír cada mañana o cuando le narraba historias de gigantes, dioses y héroes antes de conciliar el sueño.

—Eres muy bueno conmigo, Patroclo. Por fortuna te tengo a mi lado —su mirada resplandecía.
—No debes temer mientras estemos juntos, Aquiles. Yo siempre cuidaré de ti. Siempre.

Le besó el talón con ternura.


Continuará...


Pica AQUÍ para leer la siguiente Rapsodia.
--------------------------------
Kheiron: centauro, tutor de Aquiles y Patroclo.
Peleo: padre de Aquiles.
Thetis: ninfa del mar, madre de Aquiles.
Aquiles: hijo de Peleo y Thetis, amado de Patroclo.
Patroclo: amante de Aquiles.
Herakles: héroe y amante de Iolaus. Hijo de Zeus.






Si no puedes esperar a saber qué pasará y la quieres comprar, tiene algo más de 330 páginas e incluye el mapa y varios extras como glosarios de personajes y palabras clave.


Cuando hagas la compra, saldrá un enlace para descargarlo en .pdf.

Comentarios

Entradas populares